Depresión o tristeza

pic depresión

A la persona que sufre le cuesta investir. Vivir es arriesgar. Pero el sufriente siente que no puede arriesgar lo poquito que tiene. Incluso, atemorizado, recurre a desinvestir: retira la libido de los objetos, el entusiasmo, el interés. De los otros y de la realidad parecen venir solo afrentas. La indiferencia se convierte en escudo.

La tristeza es un sentimiento tan fundamental como la alegría. En la alegría nos sentimos plenos; en la tristeza hay una pérdida de la vitalidad. Pero desdicha no implica siempre depresión, son distintas.

La depresión implica una disminución de la autoestima y la tristeza no. La autoestima es el mejor indicador. Apunta a un valor del Yo.

En las depresiones esa angustia es avasallante, paralizante. En las depresiones dos elementos nunca faltan: una pérdida y la consecuente herida narcisista. El trabajo del duelo se traba.

Una manifestación del sufrimiento es el aburrimiento. El aburrido tiene pocas reservas psíquicas.

Nicolas Wright

Celos mortales

Los celos patológicos pueden darse en cualquier relación afectiva (amorosa, familiar o de amistad). Implican la concepción primitiva de que amar es poseer. Ser amado por un celoso o celosa implica aceptar su posesividad enfermiza .

Los celos acarrean sufrimiento, provocan ansiedad por la anticipación de la pérdida. El celoso teme que sus cualidades no basten para retener a su “otro significativo”. De ahí la necesidad de controlar, intimidar y aprisionar.

Nicolas Wright

Amar duele

amor en pareja

El amor es un juego y, por lo tanto, en él se pierde y se gana. El amor supone que aceptamos sufrir por y a causa del otro, de su indiferencia, de su ingratitud o de su crueldad. El enamoramiento es distinto. Nos enamoramos de alguien esperado, ausente, soñado…

Pero hay parejas de larga duración. Continúan deseándose porque han podido trasformar el enamoramiento del comienzo en gratitud, en confianza.

Nicolas Wright